BAJO EL AGUA|Texto de Juan Pablo Ordúñez Mawa y Natxo Rodríguez

Juan Pablo Ordúñez Mawa y Natxo Rodríguez.

Hoy en día el espacio social común, político y físico, es un espacio que está desapareciendo por muchas y diversas razones. Al mismo tiempo, el concepto de “espacio público” parece imponerse como escenario ideologizado del consenso, donde, como dice Manuel Delgado, se vive cierta “ilusión ciudadanista” que actúa como mecanismo para difuminar sus propias contradicciones. De tal manera que la calle o la plaza, durante mucho tiempo escenarios naturales para una convivencia compleja de la vida social, el ocio y la fiesta, la reivindicación política, la representación individual o colectiva, el conflicto o el simple tránsito hogar-trabajo/escuela-hogar se están hipernormativizando hasta la eliminación de cualquier disidencia o actividad discordante. Ya vimos cómo iban tomando cuerpo muchos de los presagios de los relatos distópicos contemporáneos en forma de una omnipresente (video)vigilancia. Pero a medida que esta ha ido tecnológicamente mimetizándose en el paisaje urbano y evolucionando hacia formas expandidas de post-vigilancia (Rodríguez) y sobreexposición voluntaria (Aliaga), otras estrategias de gestionar lo social y lo público en la ciudad han cobrado protagonismo con maneras más “friendly”. La programación obsesiva y la espectacularización de todo lo urbano junto con la tematización de la ciudad-marca como escenario-plató para todo tipo de experiencias actúan de manera invisible a favor de la gentrificación y la acumulación de valor, lejos de lo espontáneo, lo informal, lo marginal o cualquier apropiación inadecuada del espacio urbano. Procesos en los que la cultura ha pasado de ser considerada un derecho a ser un recurso para otros fines (Yudice).

En esta coyuntura, son muchas las maneras del/la artista para estar en la ciudad. El sistema del arte tiene bien definido su encaje en lo urbano a través de una estructura legitimada socialmente que a su vez legitima qué forma parte y qué no de ese sistema.

Sin embargo, no todas las prácticas artísticas se acomodan de igual manera a ese sistema fundamentado en las lógicas del museo, la academia (escuela-universidad), la galería, la crítica, etc.  a pesar de que somos conscientes de la capacidad de esas lógicas de absorber, desactivar o invisibilizar todo tipo de discordancia. De una manera similar a los virus más desarrollados, las estrategias “del estar” en ese espacio urbano van mutando y desarrollándose de nuevos modos como forma de huida. Sin olvidar el desgaste y la energía a invertir, los nuevos mecanismos de control, privatización, espectacularización y un sin fin de vanguardias económicas contemporáneas, exigen nuevos modos de ser, hacer y estar. No solo se han trazar caminos diferentes, sino que también se tiene que atender a nuevas lógicas del pensamiento y el debate. A contextos nuevos, nuevas formas de pensar. Y el arte no es un elemento ajeno a estas situaciones. Las prácticas contemporáneas se han visto en la necesidad de tener que reinventarse a sí mismas en forma y contenido para seguir siendo un camino de investigación, reflexión y práctica totalmente actualizado.

Así cuando el concepto de espacio público deja de lado aquellas cuestiones que más tienen que ver con lo social y lo común, preferimos hablar de “esfera pública” (Deutsche, Consonni) y aquellas prácticas artísticas que favorecen el debate sobre los asuntos comunes. Desde esa concepción de lo público la intervención artística es una opción, que se aleja del cubo blanco y de la idea de monumento, que dialoga directamente con el contexto y plantea propuestas específicas para el lugar y el momento. Propuestas que en muchas ocasiones, como en el proyecto de Nerea Lekuona, son además efímeros. Es decir, suceden y ocupan un espacio, en este caso en el entorno rural-natural, por un período limitado de tiempo, sin ninguna intención de perdurabilidad, al menos física. Una idea la de lo efímero que aquí adquiere una nueva dimensión, más allá de la duración propia de la pieza instalada en el parque de Garaio. Porque en el caso de los pueblos que desaparecen con la construcción de un pantano, tema central de la propuesta de Lekuona, lo efímero llega hasta parcelas de nuestras vidas que habitualmente consideramos estables y para toda nuestra existencia y que, sin embargo, se ven interrumpidos por el interés general-colectivo. En este caso generar electricidad y abastecer de agua a la población. Algo tan resistente al paso del tiempo como un pueblo, sus casas, su iglesia, calles y plazas que aparentemente siempre han estado y permanecerán ahí siendo testigos del paso del tiempo y de las personas, de repente desaparecen. Desaparecen literalmente bajo las aguas.

La memoria de la personas que tuvieron que dejar sus casas y sus vidas para la construcción del embalse alavés de Ullibarri-Gamboa es precisamente el punto de partida de “Bajo el agua”, el proyecto de Nerea Lekuona, dentro del programa Itineracción. Con una propuesta específica (más en lo histórico contextual que en lo físico) para el sitio busca la manera de incidir en un contexto muy concreto, donde, al margen de cuestiones formales o estéticas, consigue activar emociones, estímulos, recuerdos, vivencias pero también reflexión con un dispositivo sencillo articulado en tres partes:

1.- Instalación en Garaio.

Un estanque de trece mil litros de agua instalado en las inmediaciones del centro de información del  parque conecta el lugar actual, junto a la antigua iglesia del pueblo de Garaio, con el pasado de las poblaciones que actualmente se encuentran bajo el agua, a través de un gran collage fotográfico  formado por imágenes históricas de archivo, que reposa en el fondo del estanque. Señalado con una bandera azul especialmente diseñada para la ocasión que reúne la simbología de señalización de playas (se encuentra a pocos metros de las playas de Garaio formadas por el embalse) y un icono que hace referencia a los edificios ahora sumergidos.

2.- Visita performativa

La propia autora de la pieza es quien, en el marco de una visita guiada colectiva, se encargaba de activar la pieza, sumergiéndose en el estanque e interpelando a las personas asistentes a “bucear en los archivos para saber dónde vamos”, “bucear en la historia y ver el fondo de la cuestión”. Mientras, chapoteando, recitaba los apellidos de los y las habitantes que tuvieron que abandonar, hace ahora 60 años, aquellos pueblos a orillas del río Zadorra “para que ahora tengamos agua y luz”.

3.- Escaparate en espacio ZAS.

El espacio ZAS, situado en la calle Correría de Vitoria-Gasteiz, acogía por otro lado algunas de los elementos utilizados en el proyecto. Con la inevitable presencia del agua, en Zas, en su escaparate, ahí donde el contacto con la calle es más directo, de nuevo se hacía referencia a los apellidos de la zona del embalse.

La historiadora Txus Bilbao, autora del libro ‘A cincuenta años…’ publicado en 2008, subrayaba, en un encuentro organizado en paralelo a la intervención artística, este proyecto hidráulico como una propuesta pionera de ingeniería para el bien común, cuyos beneficios todavía hoy podemos disfrutar. Pero al mismo tiempo ponía en evidencia las grandes contradicciones causadas por el modo en que las familias desplazadas fueron tratadas. No solo se les arrebató su casa, su arraigo social y familiar, sino también su modo de ganarse la vida en un lugar en el que la mayoría dependían de la tierra, viviendo de la agricultura y la ganadería. En el mismo encuentro, el artista e investigador Juan Pablo Ordúñez “Mawa” compartía esa visión contradictoria entre el interés general y el tratamiento particular a los afectados. Una visión que Mawa complementa con su experiencia en dos proyectos muy relacionados conceptualmente con “Bajo el agua” de Lekuona. “Sant Romà de Sau” donde trabaja sobre la invisibilidad y la historia de este pueblo de la provincia de Barcelona, sumergido bajo el agua en 1962, a partir de la simbólica torre de la iglesia local, cuya parte superior dependiendo del nivel del agua emerge cada cierto tiempo. El segundo de ellos “Nacido en” rastrea las consecuencias vitales y administrativas que conlleva la desaparición en 1968 de poblaciones bajo el agua del embalse del Porma, en León. La desaparición física implicaba en este caso la modificación del lugar de nacimiento de sus habitantes, cambiado el nombre de su pueblo natal por otro pueblo cercano administrativamente operativo.

La finalidad de estos proyectos por un bien mayor, que suplen una necesidad común, no son el objeto la crítica, sino más bien, su modo de ejecución. La importancia del agua y su buena gestión, cuando esta buena gestión tiene lugar, son un tema indiscutible de importancia general, pero lo que podemos discutir siempre es el modo de hacer. Un fin intentado justificar los medios, pero donde la imposición siempre deja profundas cicatrices en forma de cemento, ya sean como muro o como soporte. El capítulo de las presas, pantanos y embalses se nos muestra como un imaginario lleno de fango y barro. El “cómo” se hacen las cosas va siempre ligado indiscutiblemente al fin propio de la acción; al “qué” estamos haciendo. La imposición de abandonar hogares iba de la mano de expropiaciones o pagos justos, según el caso. Proyectos que han dejado la historia sembrada de capítulos embarrados de recuerdos, vivencias, destierros, burocracias e imposiciones.

“Bajo el agua” es un proyecto artístico que tiene la capacidad de activar la reflexión en el público de una manera directa, desplegando estrategias cercanas a la persona visitante. Dialoga y se enriquece con proyectos como los de Txus Bilbao o Juan Pablo Ordúñez “Mawa”. Pero también ha sido capaz de conectar, y esto es tremendamente importante, con la experiencia en primera persona de aquellos y aquellas que hace 60 años tuvieron que abandonar pueblos como Azua, Garaio, Larrinzar, Mendizabal, Nanclares de Gamboa, Orenin, Ullibarri o Zuazo de Gamboa. Pueblos y habitantes que todavía hoy están pendientes de reconocimiento porque sacrificaron sus pertenencias, sus raíces, sus proyectos de vida para que hoy podamos beneficiarnos del agua y la electricidad que genera, pero también de algo tan contemporáneo como son los espacios de ocio y esparcimiento en los que se ha convertido un paisaje que bajo sus aguas esconde mucha(s) historia(s)

 

 

 

Anuncios

UR AZPIAN| Juan Pablo Ordúñez Mawa eta Natxo Rodríguez testua

Juan Pablo Ordúñez Mawa eta Natxo Rodríguez.

«Espazio publiko» kontzeptuan gizartearekin eta guztionarekin zerikusi handiena duten kontuak alde batera uzten direnean, egokiagoa da agian «eremu publiko»az (Deutsche, Consonni) eta gai komunei buruzko eztabaida egiteko bidea ematen duten jarduera artistikoez hitz egitea. Publikoa denaren ideia horretatik esku-hartze artistikoa aukera bat da, kubo zuritik eta monumentuaren ideiatik aldentzen dena, testuinguruarekin zuzenean elkarrizketan diharduena eta toki-uneetarako proposamen zehatzak planteatzen dituena. Proiektu horiek askotan, Nerea Lekuonarena bezala, suntsikorrak dira gainera. Hau da, gertatzen dira eta espazio bat betetzen dute, oraingo honetan landa-natura inguru batean, denbora mugatu batez, inolako irauteko asmorik gabe, fisikoki behintzat. Suntsikortasunaren ideiak beste dimentsio bat du hemen, Garaioko parkean kokatutako piezaren iraupenaz harago. Izan ere, urtegi bat eraikitzean desagertzen diren herrien kasuan –Lekuonaren proposamenaren gai nagusia– arruntean egonkortzat eta gure bizitza osorakotzat jotzen ditugun baina interes orokorraren eta guztien ongiaren kariaz hautsi egiten diren eremuetaraino iristen da suntsikortasuna. Oraingo honetan argindarra sortu eta herritarrak urez hornitzea. Gauza egonkor bat, herri bat, etxeak, eliza, kaleak eta plazak…, itxuraz beti egon direnak eta beti egongo direnak, denboraren eta pertsonen joanaren lekuko, bat-batean desagertu egiten dira. Uraren azpian desagertu ere.

Arabako Uribarri-Ganboako urtegia eraikitzeko beren etxeak eta bizimoduak atzean utzi behar izan zituzten pertsonen oroitzapenak dira, hain zuzen ere Nerea Lekuonaren Ur azpian lanaren abiapuntua Itineracción programaren barruan. Tokirako bertarako proposamen xehe batekin (testuinguru historikoaren aldetik zehatzagoa alde fisikoari dagokionez baino) oso testuinguru zehatzean eragin nahi du, non, forma eta estetika kontuak alde batera utzita emozioak, bizkorgarriak, oroitzapenak, bizipenak abian jartzea lortzen baitu, baina baita gogoeta ere, hiru zati dituen gailu sinple batekin:

1.- Garaioko instalazioa

Hamahiru mila litro ureko urmael batek, parkeko informazio zentrotik gertu kokatuak, lotzen ditu egungo lekua —Garaiko herriko eliza zaharraren ondoan— eta gaur egun ur azpian dauden herrien iragana, urmaelaren hondoan dauden artxiboko irudi historikoek osatutako argazki-collage handi baten bidez. Aukera honetarako bereziki diseinatutako bandera urdin batek seinalatzen du. Ikur horrek hondartzetako seinaleen sinbologia (urtegiak eratutako Garaioko hondartzetatik metro gutxira dago) eta orain ur azpian dauden eraikinak aipagai dituen ikono bat biltzen ditu.

2.- Bisita-performancea

Piezaren egileak berak aktibatu zuen pieza taldeko bisita gidatu baten esparruan urmaelean murgildu eta bertaratuak «nora goazen jakiteko artxiboetan igeri egitera» bultzatuz, «historian igeri egin eta auziaren hondoa ikustera». Uretan plisti-plasta zebilen bitartean, guk orain argia eta ura izateko duela 60 urte Zadorra ibaiaren ertzeko herri haietatik alde egin behar izan zuten biztanleen abizenak esan zituen ozenki.

3.- Erakusleihoa ZAS Kultur Espazioan

Vitoria-Gasteizko Hedegileen kalean kokatutako ZAS Kultur Espazioan proiektuan erabilitako elementu batzuk egon ziren. Uraren ezinbesteko presentziarekin, Zas-en, haren erakusleihoan, kalearekiko harremana zuzenena den tokian, berriz ere urtegiaren inguruko abizenak izan ziren aipagai.

Txus Bilbao historiagileak, 2008an argitaratutako A cincuenta años…liburuaren egileak, esku-hartze artistikoarekin batera antolatutako topaketa batean azpimarratu zuen proiektu hidrauliko hura guztien onerako egindako ingeniaritza-proposamen aitzindaria dela, eta oraindik ere haren onurez gozatzen dugula. Baina aldi berean agerian utzi zituen mugiarazitako familiak tratatu ziren moduarengatiko kontraesanak. Ez zitzaien etxea eta gizarte-  eta familia-sustraiak bakarrik kendu, baita bizibidea ateratzeko modua ere, gehienak laborantzatik bizi baitziren eta lurraren mende baitzeuden. Topaketa berean, Juan Pablo Ordúñez Mawa artista eta ikerlariak ikuspegi kontraesankor berbera adierazi zuen gehienen interesaren eta eragindakoen trataera partikularraren artean. Lekuonaren Ur azpian lanarekin modu estuan lotuta dauden bi proiektutan izan duen esperientziarekin osatu zuen Mawak Ikuspegi hori. Sant Roma de Sau izenekoan 1962an urak estalitako Bartzelonako probintziako herri horren ikusezintasunaren eta historiaren inguruan lan egin du, herriko elizaren dorre sinbolikoa abiapunu harturik, zeinaren goiko partea azaleratu egiten baita tarteka, uraren mailaren arabera. Bigarrenean, Nacido en izenekoan, 1968an Leongo Porma urtegiko uren azpian zenbait herri desagertzeak ekarri dituen ondorioak –bizitzazkoak eta administraziozkoak–, arakatu ditu. Desagertze fisikoak bertako biztanleen jaiolekua aldatzea zekarren eta administratiboki bizirik jarraitzen zuen hurbileko beste herri baten izena jartzea dokumentuetan, jaiotako herriarenaren ordez.

Ez dira guztien ongia bilatzen duten, guztien beharra asetzen duten proiektu hauen xedea kritikatzen, haiek betetzeko modua baizik. Uraren eta hura ongi kudeatzearen garrantzia, hala gertatzen denean, garrantzi orokor bat duen gaia da, dudarik gabe, baina egiteko modua beti kritikatu daiteke. Xedearekin bitartekoak zuritzeko ahalegina, inposaketak zementuzko orban sakonak utzi dituen leku batean, nahiz horma itxuran, nahiz euskarri itxuran. Presa, zingira eta urtegien atala lokatzez eta lohiz betetako iruditeria gisa agertzen zaigu. Gauzak nola egiten diren, ekintzaren xedeari –zer egiten ari garen– loturik agertzen da beti. Etxeak utzi eta alde egiteko inposaketarekin batera desjabetzeak gertatu ziren batzuetan, eta bidezko ordainketak beste batzuetan. Historia oroitzapenen, bizipenen, desterruen, burokrazien eta inposaketen lokatzez zikindutako unez beteta utzi duten proiektuak dira.

Bisitariari hurbilekoak gertatzen zaizkion estrategiak erabiliz publikoarengan modu zuzenean gogoeta pizteko gaitasuna duen proiektu artistikoa da Ur azpian. Txus Bilbao-ren eta Juan Pablo Ordúñez Mawa-ren tankerako proiektuekiko elkarrizketan aberasten da. Baina orain 60 urte Azua, Garaio, Larrintzar, Mendizabal, Langara Ganboa, Orenin, Uribarri edo Zuhatzu Ganboa herriak utzi behar izan zituztenen esperientziarekin lehen pertsonan konektatzeko gai ere izan da, eta hori oso garrantzitsua da. Herri eta biztanle haiek aitorpen zain daude oraindik ere, beren ondasunak, sustraiak eta bizi-proiektuak eskaini behar izan baitzituzten guk gaur egun uraz eta hark sortzen duen argindarraz gozatu ahal izan dezagun, baina baita gaur egun hain boladan dauden aisialdirako esparruez ere, hori bilakatu baita uren azpian istorio ugari gordetzen duen paisaia hori.

Sumergidos: presentación y charla

DÓNDE: En Zas Espazioa (Correría 84, Gasteiz)
CUÁNDO: Jueves 20 de septiembre. 19:30 h.
TEMA:

Nerea Lekuona presenta y explica en Zas Espazioa su intervención “Bajo el agua”. Una intervención que se está desplegando físicamente estos días junto al Centro de Interpretación de Garaio. “Bajo el agua” pretende poner en valor la memoria de las personas que tuvieron que abandonar sus casa y medios de vida para la construcción del embalse de Ullibarri-Gamboa.

Tras una breve presentación de la intervención por parte de su autora, dará comienzo esta charla-debate titulada “Sumergidos” en la que se ofrecerán diferentes puntos de vista sobre la realidad de las personas que tuvieron que abandonar su hogar por un bien común como es la construcción de un embalse. El debate estará orquestado por Txus Bilbao historiadora, gran conocedora del embalse y autora del libro “A cincuenta años”, Mawa, artista que cuenta con varios trabajos relacionados con los embalses y sus poblador*s y Natxo Rodriguez, artista, investigador y profesor de Bellas Artes en la UPV.

“Bajo el agua” es una de las tres intervenciones que conforman el dispositivo “Itineracciones”, un proyecto comisariado por Zas Kultur que se desarrolla en el entorno rural de nuestro territorio. Txaro Arrazola e Iñaki Larrimbe son los otros dos artistas que conforman la triada de intervenciones en el medio rural. El proyecto presentado por Zas Kultur fue seleccionado previa convocatoria pública y con un jurado de expertos en el programa “Itineracción” convocado por la Diputación Foral de Álava y Artium.

 
Guión de la presentación
  • Natxo Rodríguez: Proyectos específicos para un contexto, lugar, momento.
  • Txus Bilbao: Historia del pantano de Ullibarri
  • Mawa: Proyectos “Sant Romá de Sau” y “Nacido en”
  • Nerea Lekuona: “Bajo el agua”

 

Introducción general al tema de intervenciones urbanas y en el entorno natural.

Algo de historia sobre intervenciones en la ciudad de Vitoria. Talleres de escultura al aire libre, 1as. Jornadas sobre Arte público 2002. Modos de insertarse en la ciudad: Chillida (Plaza de los Fueros), Ibarrola (Virgen Blanca), Oteiza (Plaza Artium), Basterretxea (Monumento, Galería)

Referencias:
– Esculturas en espacios públicos de Vitoria-Gasteiz. 2002 http://www.esculturaurbana.com/otraspag/lib_vit.htm
– Publicación 1as. Jornadas sobre Arte público 2002. https://montehermoso.net/pagina.php?id_p=749&m1=&m2=&i=cas
– Parque del Prado. Intervenciones Artísticas. 2004. https://www.exitlalibreria.com/libro/parque-el-prado-intervenciones-artisticas_2051
– 2as. Jornadas sobre Arte Público. 2005. https://montehermoso.net/pagina.php?id_p=747&m1=&m2=&i=cas
Estudio e Informe revisión y actualización del patrimonio escultórico y de arte público en Vitoria-Gasteiz de Rosa Olivares. 2002-03

Itinerario muralístico y patrimonio escultórico de Vitoria en el espacio público. Errekaleor

Moratoria de arte público (Rogelio López Cuenca)